Después de 6 meses de diseño del proyecto y 21 meses de construcción, Residencial Almadraba ya es una realidad.

Con más de 4.000 horas de trabajo entre diseño del proyecto y direcciones de obra se ha conseguido que todos los integrantes de CEL-RAS, de una u otra forma hayan aportado su grano de arena al proyecto.

Compuesto por 16 viviendas unifamiliares exclusivas, diseñadas y pensadas para vivir todo el año, Residencial Almadraba es un nuevo concepto residencial que aúna lo mejor de una vivienda unifamiliar con las ventajas de un espacio exterior comunitario privilegiado. Se ha evitado caer en el concepto tradicional de repetición de un modelo de vivienda, característico de las viviendas adosadas, mediante un diseño envolvente que integra una celosía a modo de piel exterior que otorga integridad al conjunto.

Con una superficie de aproximadamente de 280 m2 por vivienda, se ha aprovechado la máxima edificabilidad, ya que su privilegiada ubicación lo merecía. Situado en la Calle La Corte de Benicasim, a 2 minutos a pie de la playa Almadraba, se ha conseguido que cada una de las 16 viviendas sea diferente entre sí gracias a las múltiples opciones de diseño personalizado.

El acceso en vehículo a estas exclusivas viviendas se realiza a través de un recorrido que llega a un espacio privativo dentro de cada vivienda compuesto de un amplio garaje, con una estudiada iluminación que le otorga distinción, y que lo convierten en una prolongación de la vivienda por su diseño y accesibilidad. En los exteriores cuenta además con dos espacios ajardinados, terraza privada, una amplia zona comunitaria y una piscina de fácil accesibilidad.

1.110 m2 de espacios comunes para disfrutar y 4360 m2 edificados para convivir y disfrutar, desde ya, del mar Mediterráneo.

Si quieres ver el reportaje completo pincha aquí.